General Alzate y sus acompañantes llegan a Bogotá escoltados por el Ejército

30/11/2014 (22:18)

Bogotá, 30 nov.- El general Rubén Darío Alzate, el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego llegaron hoy a Bogotá escoltados por un fuerte dispositivo del Ejército que les acompañó a su salida de la base militar de Catam, donde aterrizaron tras ser liberados por las FARC horas antes en el noroeste del país.

Medios de comunicación captaron la salida del aeródromo militar de Bogotá de dos vehículos blindados y con los cristales oscuros a los que acompañaba un fuerte despliegue del Ejército.

La comitiva llegó hasta el Hospital Militar Central, donde comienza a aglomerarse la prensa a la espera de mayor información, según pudo constatar Efe.

Aunque no hay confirmación del Gobierno, diversas fuentes no oficiales apuntan a que los tres liberados ya se encuentran en el interior del edificio para ser sometidos a exhaustivas pruebas médicas que determinen si presentan algún tipo de lesión por las dos semanas que estuvieron secuestrados en el departamento del Chocó (noroeste).

En este sentido, no se descarta que se emita un parte médico en las próximas horas.

Alzate, Rodríguez y Urrego ya fueron atendidos en el momento de su liberación por una médica del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que determinó que "aparentemente estaban bien" y podían ser trasladados a la capital del país, dijo la portavoz de este organismo en Colombia, Patricia Rey.

Los tres fueron liberados en un caserío al norte de Quibdó, capital del Chocó, por Félix Antonio Muñoz Lascarro, alias "Pastor Alape", alto mando guerrillero que ejerce de negociador en La Habana, desde donde se desplazó.

El secuestro de Alzate abrió la peor crisis desde que se inició hace dos años el proceso de paz con la FARC, pues motivó que el presidente, Juan Manuel Santos, suspendiera las negociaciones.

La decisión se tomó por su alta graduación, pues es hasta la fecha el militar de mayor rango apresado nunca por la guerrilla. EFE

Lo más visto en Intereconomía