Aplicaciones móviles, la revolución invisible que busca llegar a todas partes

18/09/2014 (14:01)

Carla Aliño

Valencia, 18 sep.- Las aplicaciones móviles, que se han integrado en nuestra vida de forma natural a través de una "revolución invisible", aspiran ahora a abarcar todos los espacios posibles, desde el hogar hasta el coche, con el objetivo, defienden creadores y promotores, de aportar mayor calidad de vida.

Así se ha puesto de manifiesto en la segunda edición del APP Trade Centre, el congreso nacional del sector de las aplicaciones móviles (conocidas como "apps"), que se desarrolla entre hoy y mañana en el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe de Valencia, y en el que están presentes grandes compañías como , Microsoft, Yahoo, , , o Genexus.

El director del congreso, Javier Ortizá, ha destacado a que la sociedad no es aún consciente de cómo las aplicaciones han cambiado su vida en un plazo muy breve de tiempo y ha asegurado que estas herramientas han supuesto una "revolución invisible".

Como ejemplo, ha advertido de que hay quien se ha comprado un teléfono inteligente o "smartphone", siendo este un móvil muy por encima de sus necesidades, "solo por tener una aplicación como el " (la más extendida para mensajería instantánea), y ha augurado que el futuro de este sector pasa por el salto a otros dispositivos.

Y es que las aplicaciones están pasando del móvil a otros espacios como la televisión, las gafas o los relojes, y muy pronto lo harán al coche o a los electrodomésticos, siempre con el objetivo de "mejorar la calidad de vida" de las personas que las utilizan.

Para Ortizá, el desarrollo del sector pasa por adaptarse a las necesidades sociales: aunque los juegos siguen siendo el principal negocio en de las aplicaciones, ofrecen pocas posibilidades de innovación y desarrollo pues todo lo que se hace es "más de lo mismo".

Al respecto, Toni Fuentes, representante de Genexus, la más conocida herramienta de desarrollo de software, ha asegurado que el sector de las aplicaciones de consumo, en el que se incluyen los juegos y aquellas destinadas al uso personal, está "ultramasificado".

Durante su conferencia "Las Apps: verdadero desafío empresarial", Fuentes ha indicado que si uno tiene éxito en este campo "se va a forrar", pero la mayor parte de las oportunidades de futuro está en las aplicaciones de negocio, es decir, aquellas entre empresa y consumidor o de uso interno empresarial.

Este es a su juicio, el sector "más atractivo" para los desarrolladores de aplicaciones, pues cuentan con un modelo de negocio sencillo (ofreces un producto y te lo compran) y existe una "gran necesidad en empresarial".

Entre hoy y mañana los asistentes a este congreso podrán disfrutar de más de veinte horas de conferencias, a las que se suman las actividades y talleres que las diferentes empresas han preparado para esta cita, así como un espacio expositivo donde las compañías y otras entidades presentan sus novedades.

Así, la empresa inMediaStudio ofrece soluciones tecnológicas en el campo de la realidad virtual y aumentada, que, según han indicado a varios de sus responsables, va más allá de los vídeojuegos y puede usarse en la educación, en diferentes acontecimientos o en la formación para la conducción.

La empresa valenciana Mobincube presenta su plataforma que permite a cualquier persona o empresa crear un aplicación de forma gratuita y automática, mientras que la alicantina Energy System muestra su oferta de móviles y tabletas, que incluyen aplicaciones propias.

Microsoft tiene también un espacio propio en este congreso, desde el que da a conocer su programa para emprendedores y las oportunidades de Azure (la plataforma en "la nube" de esta multinacional) para impulsar y agilizar relacionados con las "apps".

Junto a ellos, muestran también sus proyectos y novedades la plataforma Lanzadera; la Escuela Superior de Arte y Diseño de Valencia (ESAD), o Innoárea Design Consulting, empresa nacida en la Universidad Politécnica de Valencia y organizadora de este congreso, en cuyo espacio se pueden probar las ya famosas glass.

Lo más visto en Intereconomía